Reflexiones sobre la fotografía de calle

Diego M. Ramos (@orizaba.ramos) escribe esta reflexión sobre la fotografía y la calle

“El diálogo constante entre el pasado y el futuro depende del ahora”

¿Qué queda por decir de una fotografía si la luz ya lo ha dicho todo? En un momento espontáneo que ahora vive como un sueño guardado, tomado de este teatro de sombras: la luz permanece, recordándonos nuestra mortalidad al mismo tiempo que celebra el haber vivido.

La fracción de realidad que nos llevamos al fotografiar está ahí para siempre; es tanto la prueba de un momento como el recuerdo de haberlo vivido, verlo desenvolverse, pasar. Nos quedamos con el doble de una persona, su “fantasma”, capturado en medio de una acción del cual solo ellos entienden el porqué. Porqué caminaban esa calle, qué pensaban, a dónde iban: todas estas son preguntas que la fotografía no puede responder, que la fotografía de calle no intenta responder, en la espera de que estas hablen por sí solas en su capacidad geométrica y temporal.

¿Qué yace en la mente que quiere buscarse fuera de ella? En el rostro de otra persona o una figura sombreada en la calle, verse reflejada en una imagen. ¿Será el recuerdo de una vida anterior?, o quizás un vistazo del futuro…

Me parece fascinante como a cada persona le atraen todo tipo de cosas, dales una cámara y te das cuenta: cada quien ve el mundo de maneras distintas, se fija en cosas distintas. Habrá situaciones a las que toda persona gravite, pero cuando se sale de esa “antología de imágenes en nuestra cabeza”, como Susan Sontag lo describe en Acerca de la fotografía, para descubrir momentos nuevos, situaciones contemporáneas en la calle que no necesariamente clasifican en la generalidad de las imágenes que vemos a diario, sino que son algo más personal; es entonces que se devela una especie de motivo, una fuerza de atracción entre el fotógrafo y lo fotografiado. Entre aquello que de cierta manera se espera obtener de la fotografía el momento que la hacemos, efecto mejor entendido cuando el método es análogo y se tiene que esperar hasta después de revelar, y entonces se genera una sorpresa de si se obtiene lo que se “buscaba”.

¿Cuántas imágenes quedan por hacerse?, ¿cuántas vistas desde nuevos pares de ojos?: pensar en nuevas maneras de interpretar el mundo es también pensar en nuevas maneras de interpretarnos a nosotros mismos. Con ganas de salir a la calle y respirar aire fresco, habrá curiosidad de ver si las cosas han cambiado o de si todo permanece igual…

Henri Cartier-Bresson es sobre todo reconocido por las increíbles imágenes que logro capturar, la máxima expresión del “instante decisivo”, pero por esta razón pasa por desapercibido su manera única de pensar, de escribir y de hablar la fotografía, que en mi opinión sirven para entender de qué va esto de “hacer clicks”. Es una reflexión del acto fotográfico que desemboca en su entendimiento como una práctica de tipo meditativa, que va más allá de la cámara, más allá de la estética hacia los aspectos más sensibles del proceso y de uno mismo, de la relación con el mundo exterior a través del viewfinder.

Queda por descubrir de nuevo las calles que se llevan caminando por siglos para ver si se encuentra algo nuevo en lo viejo de uno mismo.

GALERÍA

(CLIC PARA VER EN GRANDE)

DIEGO M. RAMOS – @orizaba.ramos

Fotógrafo y cineasta egresado de CENTRO.
Actualmente caminando las calles de la Ciudad de México.
Guitarrista, pintor y filósofo en mi tiempo libre,
Pero más que nada amante de la vida sencilla.
Namaste

Instagram@orizaba.ramos
Vimeo – vimeo.com/martinezdiego
Medium – medium.com/@martinezdiego


© Todos los derechos reservados al autor — Streets MX 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *